Contactos Quedamos.net Quedamos.net
Los Foros de Quedamos
 
 F.A.Q.F.A.Q.   BuscarBuscar   Lista de MiembrosLista de Miembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios    PerfilPerfil 
  ConectarseConectarse   RegístreseRegístrese 


La guerra 9

 
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Quedamos.net -> Sentirse Mejor
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
caimanverde
De la familia
De la familia
caimanverde

Registrado: 20 Jul 2017
Mensajes: 230

MensajePublicado: 06 Diciembre 2019 00:32:27    Título del mensaje: La guerra 9 Responder citando

Dos días después llamaron a la puerta.
-¿Soledad Rossinyol Guerra?
-Sí, soy yo.
-De Seur, traigo dos paquetes. Uno grande de Harley-Davidson y este pequeño que no pone nada.
-Déjelos ahí en el hall. —El empleado obedeció la orden.
Nada más cerrar la puerta se abalanzó sobre el paquete de mayor tamaño, con el mismo ímpetu que empleaba en su niñez para desenvolver los regalos que le habían dejado los reyes. Abrió la caja y fue sacando las cosas: un casco de color negro mate, unas gafas retro vintage modelo Barón Rojo, cosas que ni siquiera llegó a probar, porque no era lo que más le interesaba, pero cuando tuvo en sus manos el pantalón de cuero le faltó tiempo para ponérselo.¡Dios! Le quedaba como un guante, era como una segunda piel, terso, sin una sola arruga; cuando se enfundó la “chupa” de cuero, eso ya fue de escándalo; bajó un poco la cremallera dejando ver un pudoroso canalillo. Pero en ese momento acudieron a su cabeza las palabras mágicas ¿QUE SOMOS MISIONERAS O GUERRERAS? ¡GUERRERAS COÑO, GUERRERAS! En ese momento tiró de la cremallera hacia abajo convirtiendo un inocente canalillo en el Gran Cañón del Colorado.
La visión de aquella mujer, enfundada en cuero, saliendo del ascensor en dirección hacia la puerta provocó en el portero algo similar a lo que debió sentir el escritor francés Stendhal en Florencia. Pero en este caso el síndrome se manifestó con signos más prosaicos, como una repentina flojera en las manos, que dio con el Mundo Deportivo en el suelo, un sudor frio y sobretodo un balbuceo que le impedía hilar una frase coherente.
-Do...doña Sole...
-¡NI DOÑA SOLE!¡NI HOSTIAS! -lo interrumpió con ademanes intimidatorios-. A partir de ahora me llamas por el apellido ¿entendido?
-Sí, señorita Rossinyol
-El segundo, Venancio ¡que no te enterás! Guerra, soy ¡LA GUERRA!¿está claro?
-Muy claro, señorita Guerra.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
ceaprogressiv
Maestr@
De profesion Forer@
ceaprogressiv

Registrado: 22 May 2018
Mensajes: 1848

MensajePublicado: 01 Abril 2020 21:16:21    Título del mensaje: Re: La guerra 9 Responder citando

caimanverde escribió:
Dos días después llamaron a la puerta.
-¿Soledad Rossinyol Guerra?
-Sí, soy yo.
-De Seur, traigo dos paquetes. Uno grande de Harley-Davidson y este pequeño que no pone nada.
-Déjelos ahí en el hall. —El empleado obedeció la orden.
Nada más cerrar la puerta se abalanzó sobre el paquete de mayor tamaño, con el mismo ímpetu que empleaba en su niñez para desenvolver los regalos que le habían dejado los reyes. Abrió la caja y fue sacando las cosas: un casco de color negro mate, unas gafas retro vintage modelo Barón Rojo, cosas que ni siquiera llegó a probar, porque no era lo que más le interesaba, pero cuando tuvo en sus manos el pantalón de cuero le faltó tiempo para ponérselo.¡Dios! Le quedaba como un guante, era como una segunda piel, terso, sin una sola arruga; cuando se enfundó la “chupa” de cuero, eso ya fue de escándalo; bajó un poco la cremallera dejando ver un pudoroso canalillo. Pero en ese momento acudieron a su cabeza las palabras mágicas ¿QUE SOMOS MISIONERAS O GUERRERAS? ¡GUERRERAS COÑO, GUERRERAS! En ese momento tiró de la cremallera hacia abajo convirtiendo un inocente canalillo en el Gran Cañón del Colorado.
La visión de aquella mujer, enfundada en cuero, saliendo del ascensor en dirección hacia la puerta provocó en el portero algo similar a lo que debió sentir el escritor francés Stendhal en Florencia. Pero en este caso el síndrome se manifestó con signos más prosaicos, como una repentina flojera en las manos, que dio con el Mundo Deportivo en el suelo, un sudor frio y sobretodo un balbuceo que le impedía hilar una frase coherente.
-Do...doña Sole...
-¡NI DOÑA SOLE!¡NI HOSTIAS! -lo interrumpió con ademanes intimidatorios-. A partir de ahora me llamas por el apellido ¿entendido?
-Sí, señorita Rossinyol
-El segundo, Venancio ¡que no te enterás! Guerra, soy ¡LA GUERRA!¿está claro?
-Muy claro, señorita Guerra.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Quedamos.net -> Sentirse Mejor Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas




Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group